miércoles, 15 de mayo de 2019

, , , , , , , ,

Curvas de tipos: una guía para operadores


El objetivo de cualquier operador es analizar los mercados - fundamental y técnicamente - con el objetivo de pronosticar los movimientos futuros de los valores. Hasta la fecha, no se ha desarrollado un método que proporcione un pronóstico preciso. En lugar de eso, los operadores utilizan distintos métodos como el arbitrage y el análisis técnico para determinar cómo se moverán las distintas clases de activos. Una de las herramientas a largo plazo más comunes que los operadores utilizan para pronosticar movimientos futuros es la curva de tipos. Este artículo explica qué es esta curva y por qué debe prestarle siempre mucha atención cuando opera.

¿Qué es una curva de tipos?

Los gobiernos requieren una fuente de dinero continua para actividades como financiar proyectos de infraestructura y salarios. Para financiar estos proyectos, los gobiernos recurren a impuestos que recaudan de individuos, compañías y bienes y servicios. Como normalmente estos requisitos de financiación son grandes, el gobierno no puede depender de préstamos bancarios, que son caros e inadecuados. Por ello, el método más barato que el gobierno utiliza para financiar sus operaciones son los bonos.

Los bonos son un crédito a gran escala ofrecido a gobiernos, municipios y corporaciones. Una vez proporcionados los fondos, se supone que estas entidades deben pagarlos periódicamente.

Por lo general los bonos a largo plazo suelen atraer tipos de interés más altos que los bonos a corto plazo. Esto ocurre porque los prestamistas no pueden pronosticar con precisión cómo será la economía en los próximos diez o quince años. Requieren una prima para proporcionar esta financiación. Por ejemplo, los tipos de interés de un bono de Estado a dos años pueden ser del 2%, mientras que en los bonos a largo plazo pueden ser del 5%. Este 3% es la prima que obtienen los prestamistas a largo plazo. A esto también se lo conoce como curva de tipos. En épocas normales, por lo general se mueve en diagonal, de izquierda a derecha.

Una inversión de la curva de tipos es una situación en la que existe una prima en el préstamo a corto plazo en comparación con los bonos a largo plazo. Por ejemplo, el tipo de un bono a dos años puede ser superior que el del bono a diez años.

La inversión de la curva implica que los inversores están más preocupados por la situación a corto plazo de un país. Cuando esto ocurre, los titulares de bonos a largo plazo suelen salir de los mismos con el objetivo de ganar más dinero en el corto plazo.

Por qué los inversores se preocupan por la curva de tipos

Hay curvas de tipos en todos los países que emiten bonos en los mercados. No obstante, la curva más importante es la de Estados Unidos. Esto es así porque Estados Unidos es la mayor economía del mundo. También es el mayor titular de deuda, y la Reserva Federal es el banco central más poderoso del planeta debido al papel del dólar como moneda de reserva a nivel mundial.

La principal razón por la que los inversores se preocupan por la curva de tipos es que normalmente es un buen indicador de una recesión. Una recesión es un periodo de ralentización de una economía que se caracteriza por tasas elevadas de desempleo y baja actividad industrial.

Una recesión implica que las acciones tienden a bajar cuando los inversores se mueven a activos refugio como bonos del Estado a corto plazo. Otra consecuencia es que el USD tiende a debilitarse al intervenir la Reserva Federal, principalmente para bajar los tipos de interés. Otra consecuencia más es que otros activos refugio como el oro, el yen japonés y el franco suizo tienden a subir.

¿Debo temer a la curva de tipos invertida?

Si es un inversor a largo plazo en acciones e índices, tiene motivos para temer a la curva. Esto es así porque cuando se invierte o cuando hay señales de inversión, ambos tienden a bajar. Estas bajadas pueden tener un impacto negativo en su cartera.

Por otra parte, si es un operador intradía, no debe preocuparse mucho por dicha inversión. Esto es así porque su estrategia de trading no conlleva almacenar valores durante mucho tiempo. En resumen, le permite cambiar de idea en cuanto la proposición de trading cambia. Por ejemplo, si la curva se invierte y se está posicionado a largo en el USD, puede cerrar inmediatamente la operación y abrir una operación opuesta.

Otro asunto es que la inversión de la curva tiende a incrementar la volatilidad en el mercado financiero. Para los operadores normalmente esta volatilidad es algo bueno, ya que aumenta la cantidad de beneficios que pueden conseguir. Un buen indicativo de la volatilidad es el índice VIX, también conocido como índice del miedo, que puede negociarse contra el dólar como contrato por diferencia.

Por último, como nadie puede pronosticar con precisión cuándo va a producirse una inversión de la curva, le recomendamos que utilice una herramienta de stop loss cada vez que abra una operación. Esta herramienta le ayudará a minimizar las pérdidas si las operaciones se mueven contra usted.

0 comentarios:

Publicar un comentario